Derecho de seguros, ese gran desconocido

Derecho de seguros, ese gran desconocido

Conocemos que existen muchos tipos de derechos, por ejemplo nos viene a la memoria el derecho fiscal, el derecho bancario, ahora que está tan de moda con las múltiples estafas que recibimos. Pero hoy nos queremos centrar en uno de los más desconocidos, el derecho de seguros. Es decir, el maravilloso mundo de los seguros que nunca se sabe cómo afrontarlo. Para empezar, la actividad aseguradora puede definirse como la destinada a prestar una cobertura recíproca de necesidades económicas, fortuitas y pecuniariamente valorables, que amenazan a una pluralidad de patrimonios. El Derecho de seguros, por lo tanto, es el que se ocupa de regular esa actividad aseguradora.

Y es que todos tenemos un seguro con el que hemos tenido que lidiar en muchas ocasiones. Seguros por accidentes, seguros por muertes, seguros del coche, seguros del hogar…y otros tantos que finalizan siempre en los tribunales. Ahora bien, estas empresa suelen contar siempre con grandes abogados, y si vamos a una guerra sin  munición es lógico que acabemos perdiendo. Por eso, nosotros vamos a ir a la batalla con todo el armamento y con los mejores soldados. Incluso existen cursos programados para este tipo de derechos.

En este caso, la mejor manera de saber sobre este tipo de derecho es hacerlo con unos profesionales. Llamamos a la puerta de Bufete Albanés para que nos cuente en qué consiste y cómo se desarrolla este tipo de derecho. Este trabajo en esta área se centra, fundamentalmente, en la reclamación de daños e interpretación de pólizas. “Ofrecemos un servicio legal integral, adaptándolo a cada caso y cubriendo todas las necesidades, de cualquiera de las partes”, nos indican.

Vamos con algunos datos antes de entrar en profundidad con este caso.

El sector asegurador, junto con el sector de las pensiones privadas, representa algo más del 6% del P.I.B. español, siendo uno de los sectores empresariales más antiguos y una de las industrias menos afectadas por la crisis financiera de 2008. A diferencia de otros sectores cuyo futuro deviene incierto, el sector asegurador goza de una mayor estabilidad, lo que no significa que no pueda verse afectado como consecuencia de un mundo cada vez más globalizado, regulado y expuesto al incesante crecimiento de las nuevas tecnologías. Por lo tanto estamos hablando de un sector muy importante.

Disponer de un Seguro de Responsabilidad Civil es la mejor manera de protegerse frente a los posibles errores o negligencias que puedan cometerse durante el desarrollo de la actividad profesional.  En BUFETE ALBANÉS & ASOCIADOS, como abogados especializados en reclamaciones a seguros en Madrid, se dedican con profesionalidad y diligencia a defender a los clientes de las compañías aseguradoras que así lo requieran. Sobre todo, en nuestro día a día es habitual que tratemos asuntos relacionados con:

 

  •     Negligencias de sanitarios.
  •     Negligencias de gestores.
  •     Negligencias de abogados.
  •     Negligencias de arquitectos.

Una empresa que lleva muchos años trabajando en el sector de los seguros, un tiempo en el que han gestionado y tramitado con éxito cientos de reclamaciones. Entre otras:

  • Responsabilidades derivadas de la construcción (ruina de edificios, daños a colindantes, etc.).
  •     Responsabilidad del fabricante por productos defectuosos.
  •     Responsabilidad empresarial por daños medioambientales.
  •     Responsabilidad patrimonial de las Administraciones Públicas.
  •     Responsabilidad derivada de accidentes de circulación.
  •     Responsabilidad por daños al honor, a la intimidad y a la propia imagen.

Asesoramiento

Una gran cantidad de profesionales se encuentran expuestos a las reclamaciones de sus clientes, si voluntaria o involuntariamente cometen una negligencia por acción u omisión. Posiblemente las más sonadas sean las negligencias de los médicos, por la gravedad que pueden llegar a tener las consecuencias del error cometido por estos profesionales.

El procedimiento

Estos abogados expertos  se encargan de realizar el primer análisis y determinar la viabilidad de la reclamación antes de iniciar el proceso. Si es reclamable, se solicita el historial clínico y se analiza el caso con la ayuda de un perito. El objetivo, en un principio, es tratar de llegar a un acuerdo extrajudicial. Si no es posible, se encargan de presentar la correspondiente demanda.

Aunque este es el más común de todos los casos, es posible presentar una reclamación por Responsabilidad Civil Profesional en otros muchos supuestos: obras y reformas, defensa legal, asesoría y gestoría… En definitiva, cualquier actividad que, por sus características, pueda ocasionar un daño moral o económico a quien la contrate. De esta manera,

  • Análisis e interpretación de pólizas de seguros.
  • Asesoramiento pre y post contractual.
  • Gestión y tramitación de reclamaciones por siniestros.
  • Tramitación de reclamaciones ante la Dirección General de Seguros.