Consejos para vestir a los niños en verano

Llega el verano y es el momento de hacer el cambio de ropa de armario. Adiós a los abrigos, a las camisas largas, a los vaqueros, a los zapatos y el uniforme del colegio. Y es que hay que dar la bienvenida a la ropa de verano. Hola camisas sin magas, pantalones cortos, camisetas y bikinis. Por eso hoy te queremos dar unos consejos para vestir a los niños y niñas en verano. Haz que tus más pequeños se sientan los reyes del verano.

Partimos de lo más básico: hay que ponerles ropa ligera y holgada cuando hace calor y tener disponible alguna chaquetilla por si refresca a las primeras o últimas horas del día.

Hay que evitar la ropa sintética ya que este tipo de tejidos no permite que transpire bien la piel del bebé. Cuando los niños son más mayores y empiecen a hacer más actividades, podemos seguir vistiéndolos con ropa de algodón, ya que están expuestos a temperaturas más altas sin tanto control como el que tenemos con los bebés.

Una gorra es básica

Es esencial evitar que el calor dé de lleno en la cabeza. Es fundamental proteger la cabeza del sol con una gorra con visera. Cuando los niños van creciendo esta recomendación hay que tenerla aún más en cuenta ya que los niños pequeños se pasan muchas horas bajo el sol jugando y más si estamos en la playa o en la piscina.

Existe una leyenda urbana que dice que los niños no pueden usar gafas de sol. Algo que es falso. Totalmente falso. Incluso los niños menores de 3 años necesitan gafas de protección solar cuando se está en un ambiente muy soleado. La razón es sencilla ya que sus ojos son más vulnerables a los efectos de los rayos ultravioletas.

Hay que apostar por los trajes de colores y frescos. Nuestros hijos saben perfectamente lo que más se lleva y hay que escucharles cada vez que quieran ir de compras. En mi caso las colecciones más completas y nuevas de la moda para los más pequeños las encuentro en Grupo Reprepol. En su catálogo puedes ver lo que más se va a llevar en verano. Destacando los estampados coloridos, las rayas, los colores llamativos y luminosos, como te decimos que es lo que más destaca. Los motivos de cuadros, así como la ropa “marinera”, han dominado los escaparates. Y ya que el verano se encuentra a la vuelta de la esquina, las prendas frescas como las bermudas, los pantalones cortos, camisetas y vestidos casuales, se perfilan como los favoritos entre los compradores jóvenes y sus cuidadores.

En verano no nos podemos olvidar de los pies. Son, sin duda, los que más sufren. Vamos a sudar y además vamos a andar mucho. Los niños ya no están sentados todo el día en las aulas, y se mueven. Además en verano es habitual que suden los pies. Si el niño va a llevar zapatos, se recomienda utilizar calcetines de algodón y calzado cómodo y suave. Para los niños más pequeños también.

En casa

No nos podemos olvidar de cómo actuar en casa. En el hogar debemos mantener una temperatura agradable, bajando persianas y cerrando ventanas de fachadas que den el sol y ventilando por la noche, y si decidimos dejar al niño o la niña con ropa interior, debemos cuidar de que no estén expuestos a corrientes de aire que puedan enfriarles. Con niños pequeños lo más aconsejable e permanecer a resguardo del calor y el sol, preferiblemente durante las horas centrales del día.

Ojo con los campamentos

En los últimos años se ha puesto muy de moda lo de llevar a nuestros hijos a los campamentos. Claro en estos lugares nuestros hijos no tienen la supervisión directa y el control de los padres, por eso hay que llevarles bien preparados. Además, los niños tampoco prestan tanta atención a lo que ponerse. Por ello nada mejor que dejarles bien planeada la maleta con la ropa y el calzado adecuado a las actividades que vayan a desarrollar en sus divertidas vacaciones. Esta será la mejor forma de evitar posibles lesiones en forma de ampollas o de mancaduras.

Así pues, ya tienes más datos para vestir a los niños y niñas en verano. Sobre todo hay que tener sentido común y comprobar cuál es lo que mejor viene a nuestros más pequeños.