Donar óvulos o semen es donar felicidad

Por suerte, son muchas las cosas que han cambiado en España con el paso de los años y de las décadas. Ha cambiado absolutamente todo: la manera de pensar, la manera de actuar, la mentalidad… Ya no somos ese país en el que la religión lo absorbía todo y que no podía ver más allá de Dios y de sus manifestaciones. Ahora vivimos en un país moderno y que se ha adaptado a la perfección a todo lo que rodea a esta nueva sociedad que es la de la tecnología, la de la ciencia y, en definitiva, la del progreso.

Precisamente, aspectos como la tecnología o la ciencia son las que más beneficiadas han sido en lo que tiene que ver con ese cambio que ha experimentado la sociedad española de un tiempo a esta parte. Y más en lo que tiene que ver con técnicas como las que engloban la reproducción asistida. Hasta hace apenas unas décadas, hablar de eso en España era sinónimo de ser una persona obscena. Era poco menos que un pecado mortal plantearse algo semejante. Pero, como decimos, todo ha dado la vuelta de cara a este siglo XXI. Menos mal.

Son muchas las familias que han tenido problemas a la hora de tener descendencia en nuestro país en los últimos tiempos. Personas y familias que no podían ver, de este modo, cumplido uno de los sueños de su vida. Es algo que resulta injusto a todas luces pero que aquí se ha catalogado como normal durante mucho tiempo. Y ya es hora de cambiar esa mentalidad. Hay que ayudar a todas esas personas y familias y la reproducción asistida ha sido el mejor medio para conseguirlo a pesar de todo lo que, desde diferentes grupos de influencia o lobbies, se ha dicho.

La donación de óvulos o de semen ha adquirido una importancia muy grande para muchas personas en los tiempos que corren. Y es que no cabe la menor duda de que, para cumplir el sueño de tener hijos o hijas, muchas personas necesitan ayuda. Por sí mismas les resulta imposible engendrar un bebé. Y las consecuencias psicológicas que eso deja en su vida son tremendas, mucho mayores de las que pensamos. Desde Ivi Dona, una entidad especializada en lo que tiene que ver con donación de óvulos, nos han comentado que, aunque ha crecido la concienciación al respecto, son todavía muchas las personas que necesitan ayuda en esta materia.

Una actividad que, poco a poco, se va regulando

Todo lo que tiene que ver con la donación de óvulos y de semen va, poco a poco, regulándose de una manera cada vez más extensa y concreta por parte de las autoridades públicas de este país. En una noticia que fue publicada por La Sexta, se aseguraba que nuestro país estaba tratando de poner un límite de 6 hijos engendrados. Y es que anteriormente no existía límite alguno para este tipo de situaciones. Los problemas que se podían devenir de esta situación eran, cuanto menos, dignos de polémica.

Además, según un artículo publicado en el diario web Última Hora, nuestro país estaba sondeando la posibilidad de que las personas que donaran fueran anónimas, algo que hasta ahora no se estaba produciendo y que ha sido solicitado por más y más gente durante los últimos años. Este tema, que ha sido objeto de muchas y muy variadas polémicas, ha llegado hasta las instituciones públicas y va a generar debate durante muchos años. Y lo que está claro es que nunca va a llover a gusto de todos ni todas.

Los expertos en la materia aseguran que, a día de hoy, la regulación ha tenido un papel muy importante en todo lo que tiene que ver con la seguridad del sector. Es cierto que hace muchos años, someterse a un tratamiento de este tipo en España era algo complicado y tenía que ser realizado de una manera prácticamente clandestina. Ahora, la situación ha dado un vuelco que es espectacular desde el punto de vista de la mentalidad de la gente y del del sector público, que también ha tenido una importancia muy grande en que esta actividad haya ganado en seguridad.

Es cierto que todavía quedan cosas por mejorar, pero el objetivo se está cumpliendo de una manera más que interesante puesto que ya son muchas las parejas que pueden tener descendencia gracias a la donación de semen u óvulos. En consecuencia, para todas estas personas es más fácil tener una vida digna y feliz ahora que antes. Y es que no hay nada de malo en intentar cumplir con esta misión. Las trabas que mucha gente pone a estas actividades son y seguirán siendo muchas, eso nadie lo duda. Pero queda claro que donar semen u óvulos es algo útil.