Marina Espumante, para celebrar el verano

Marina Espumante, para celebrar el verano

Los colores del verano ya llegaron, y predominan los blancos de las casas encaladas, de las pamelas vaporosas, del azahar y los jazmines que adornan con sus aromas los atardeceres silenciosos de las cercas y vallados, el blanco cegador de las salinas. Todos podemos celebrar esa llegada, ese sol quemador hará de elemento disruptivo que propicie un cambio, a mejor naturalmente. Mientras tanto, los colores brillantes adornarán las horas interminables en la playa, el sol como un espejo sobre el agua tranquila del mar, otras veces serán olas que juegan con la blanca espuma y azotan suavemente la quietud de todo ese escenario maravilloso.

Si hay un tipo de vino para celebrar, ese es el espumoso. Los vinos espumosos, espumantes o de aguja, son vinos con gas disuelto, que se consigue haciendo que haya una segunda fermentación dentro de la botella cerrada (en algunos casos esto se realiza en depósitos cerrados con una cierta capacidad en hectólitros). El CO2 que se produce no puede escapar y se disuelve dentro del líquido. Para la segunda fermentación en botella, se puede añadir azúcar, embotellando el vino antes de finalizar el proceso de fermentación, o cerrando la cuba de fermentación antes de que ésta finalice.

Los vinos espumosos que se elaboran en España se llaman cavas, utilizan el método tradicional para su elaboración. Los espumosos son muy apreciados para acompañar aperitivos por su acidez, mariscos y pescados.

Los vinos llamados espumantes se elaboran a partir de muchos tipos de uva, los más utilizados son el Chardonnay,  -uva blanca-, Pinot Noir –uva tinta de pulpa blanca- y Pinot Meunier –uva tinta de pulpa blanca-. Los vinos que se producen pueden ser blancos, rosados o tintos. Según su método de gasificación, pueden ser el Tradicional, el Charmat o Granvas y el Gasificado.

Recrearse en las burbujas, revivir los recuerdos

Una botella de vino Marina Espumante es un valor seguro en tu mesa, para sellar una amistad, un trato, un reencuentro, un amor. Para recuperar los amigos de la infancia, con los que jugabas con aquel balón enorme de color azul sobre las aguas transparentes…. Podréis encontrar los nombres olvidados de aquéllos lugares donde transcurrían vuestras horas de playa, con vuestros padres, hermanos, abuelos. Qué bonito es poder recuperar esos momentos, textualizar las situaciones, los nombres, los recuerdos, entre todos, ante una buena mesa y acompañados por un vino que tiene en sus pequeñas burbujas toda la magia del verano, la esencia del Mediterráneo al que siempre nos gusta regresar. Celebraréis vuestros proyectos y los éxitos que estáis consiguiendo en la vida. Habéis llegado a una nueva etapa.

Porque entre tantas bellezas y maravillas descubiertas o por descubrir aún que encierran las tierras alicantinas, el vino espumoso de Alicante que produce Bodegas Bocopa es un vino diferente y exclusivo, creado a partir de uvas aromáticas, de color pálido y muy fresco. La burbuja de este vino es pequeña, ligera y rápida, lo que da un espumante que refresca, diferente, y que sólo tiene un 7% de graduación alcohólica, que lo hace una elección fantástica tanto para los aficionados al  vino que quieran probar algo distinto, como para los no iniciados, se van a sorprender.

Su paladar es amplio, muy suave, equilibrado, con matices afrutados, su fina burbuja lo hace muy refrescante. Marina Espumante de Bodegas Bocopa se puede consumir a cualquier hora, es idóneo tanto con aperitivos como en comidas ligeras, o postres.

Efectos saludables del consumo moderado de vino

Se ha hablado mucho sobre la cantidad óptima de vino que se debe tomar para que sea beneficioso para nuestra salud, cuándo deja de ser saludable y comienza a ser peligroso, parece que hay consenso en que una copa de vino en la cena no es perjudicial para nadie. El vino si se consume en exceso, como cualquier otra bebida alcohólica, eleva la presión arterial, engorda, entre otras consecuencias adversas. Por el contrario, su consumo moderado no solo no produce daños, sino que tiene importantes beneficios para la salud: Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, frena la aparición de diabetes tipo 2, y previene la depresión.

¿Qué entendemos por un consumo moderado de vino? Como norma general, cuando los científicos hablan de las bondades del vino tinto, consideran como recomendable beber dos copas al día, en copa de vino estándar de 150 ml. El problema viene cuando nos servimos mucha más cantidad, sin controlar la medida ni el volumen de ingesta. Nuevas investigaciones recientes, en estudio publicado en la revista “Annals of Internal Medicine”, apuntan a que lo ideal sería el consumo de una copa de vino por las noches, acompañando la cena. En especial se ha visto como algo muy beneficioso para las personas con diabetes.

El menor riesgo de problemas cardiovasculares debe asociarse, no obstante, al disfrute del vino dentro del contexto de una dieta saludable, como puede ser la dieta mediterránea, que también previene del riesgo cardiovascular.

El vino blanco espumante, muy popular actualmente en los hogares, además de su riquísimo sabor y la cantidad de sensaciones agradables que nos produce al beber una copa, parece ser que podría ayudar a prevenir trastornos neuronales tales como la demencia, debido a los componentes fenólicos en los dos tipos de uvas que se usan para producirlo, que como hemos indicado anteriormente son las pinot noir y pinot meunier. Estos componentes mejoran la memoria espacial y protegen de enfermedades cerebrales. Estudios realizados demuestran que después del consumo de vino espumante se registra un impulso importante en la memoria espacial, responsable de registrar la información sobre el entorno y orientación. Pero no debemos olvidar que se trata de un consumo moderado del vino, para que produzca estos beneficios, no se debe traspasar la fina línea que separa lo que es un consumo moderado y lúdico de un consumo compulsivo y peligroso. El consumo moderado de vino espumante tiene el potencial de influir positivamente en el funcionamiento cognitivo, en la memoria.

No solo son las maravillosas sensaciones que nos provoca un vino espumante en boca, es también su potencial como agente beneficioso para la salud mediante un consumo moderado.