Todo lo que quieres saber de la Oktoberfest

Diciembre es el mes de las Navidades. Julio y agosto de la playa. Mayo es el mes de las flores y octubre…de la Oktoberfest. Es decir, de la fiesta de la cerveza. Una fiesta que nació en Alemania pero que cada vez está más presente en nuestro país. ¿Pero sabemos todo lo que hay que saber de ella? Toma nota para convertirte en todo un experto en Oktoberfest.

Todo arrancó en Oktoberfest en la ciudad bávara de Múnich, donde se celebra desde 1810. Es la fiesta popular más grande de Alemania y una de las mayores del mundo, con visitas anuales medias superiores a los seis millones de visitantes.1 Tiene una duración de 16 a 18 días, comenzando el primer sábado después del 15 de septiembre. Se celebra en el campo conocido como Theresienwiese (Prado de Teresa), en las inmediaciones del centro de Múnich, cerca de la Estación Central (Hauptbahnhof). Y como su nombre indica es la fiesta de la cerveza.

Eso sí, para poder participar en esta fiesta, hay que cumplir con algunos requisitos. El primero es que las cervezas que se consumen tienen que cumplir con la Reinheitsgebot, a un mínimo de 13.5 Stammwürze puede ser servida en la Oktoberfest. La cerveza debe ser además fabricada dentro de los límites de la ciudad de Múnich. La cerveza que se ajusta a estos criterios puede llegar a ser designada «cerveza Oktoberfest».

El Oktoberfest tiene comienzo cuando tras la llegada de los Wiesnwirte (propietarios de las cervecerías) escoltados por carros de caballos cargados de barriles de cerveza, el alcalde abre el primer barril de cerveza y se realiza un desfile de trajes tradicionales.

Llega entonces el momento de disfrutar de litros de cerveza, comida y diversión que corren a raudales por las carpas del festival. El Oktoberfest cuenta además con numerosas atracciones de feria, escenarios con espectáculos que van desde la polka hasta la música comercial y un espectacular ambiente festivo capaz de cautivar a todo tipo de visitantes.

Qué comer

Las carnes más empleadas en la cocina alemana son la carne de cerdo y la de ternera. Y por supuesto hay dos reyes en la Oktoberst. El codillo y las salchichas. A este segundo se le llama Wurst, carne procesada en forma de embutido.  La mayoría contienen carne picada con diferentes especies. Existen varias formas de preparación: crudas, escaldadas, asadas, etc.

Pero si hay un plato por excelencia que vuelve locos a los alemanes y que no puedes olvidar probar es el codillo de cerdo con Krauti o Eisbein o Schweinshaxe mit Sauerkraut. Prometo que te va a encantar. Además, En la caseta de Ammer Hüner y Enterbraterei del Oktoberfest, podrás encontrar la primera tostadora de pollo del mundo creada por el pollero José Ammer en 1885 y degustar uno de sus famosos pollos a la parrilla.

Otras fiestas en el mundo

En España también ha llegado esta celebración. Como suele ocurrir en estas cosas, si has visitado anteriormente el original, pues esto te sabe a poco. Pero oye, para una persona que no pueda viajar pues está muy bien. Por ejemplo, en Tenerife, en el municipio del Puerto de la Cruz se celebra la Fiesta de la cerveza bávara más veterana que se realiza en toda Canarias.

Esta fiesta se remonta a los años 70 cuando el Puerto ya era un referente turístico en el archipiélago, en 1973 el Centro de Iniciativas y Turismo del Puerto de la Cruz (CIT) en Tenerife decidió invitar a una orquesta bávara, con objeto de dar una serie de conciertos en la ciudad. Con este fin, se contactó con un grupo de la ciudad de Leinach (perteneciente a la comarca de Würzburg en la región de Baviera), concretamente la banda “Lustigen Egerländer”. Dos años más tarde se repitió esta satisfactoria experiencia.

Yo, a falta de viaje, pues también hago mis pinitos. Me gusta participar en una versión conocida como Oktoberfest Olé. Un año se hizo en la plaza de toros, donde se hizo un mestizaje muy interesante entre el folclore alemán y español. La verdad es que lo pasamos muy bien. Hasta el punto de compramos por Internet, en la web de La Casa de los Disfraces, trajes de la Oktoberfest. Fue una experiencia muy divertida. Había una variedad amplia. Los chicos nos pudimos disfrazar de Bávaro, mientras que las chicas lo hicieron con el traje tradicional de aquella zona. Los niños se compraron el vestido de tirolés.

Ahora ya conoces un poco más sobre esta famosa fiesta que cada año recibe a más turistas. Además como has podido ver otros países intentan imitarla.