Cómo será la universidad del futuro

shutterstock_2184045635(FILEminimizer)

Diseñar la «universidad del futuro» es, por supuesto, un desafío en el contexto temporal actual.

Años atrás, la rapidez ante las nuevas posibilidades tecnológicas, los grandes retos sociales y las tareas de este tiempo, así como la ciencia y la investigación, determinaron la vida y el futuro de las personas como nunca antes.

Este espíritu de optimismo es bastante comparable al de hoy. Esto se refleja, entre otras cosas, en los grandes procesos de transformación y cambio en los que se encuentran las sociedades en su conjunto, pero también las propias universidades y colegios, como la digitalización, las nuevas culturas de trabajo, el aumento de la cooperación y los nuevos mecanismos de financiación.

Mucho está cambiando la ciencia, la investigación y la enseñanza, pero eso es tan relevante hoy como lo fue hace décadas o incluso siglos. Estos aspectos no deben perderse a la hora de mirar hacia el futuro.

A continuación, indicamos los aspectos más relevantes que se llevarán a cabo en las universidad del futuro, según varios estudios.

Relación estrecha entre profesores y estudiantes

Un hecho ha sido cierto durante generaciones: investigadores y maestros sobresalientes atraen a estudiantes talentosos. Los estudiantes talentosos, a su vez, pueden lograr grandes cosas en la ciencia y la sociedad. Muestra cuán importante y fructífera puede ser una relación estrecha y directa entre el maestro y el estudiante o el personal. Esto puede resultar en algo innovador que irradia mucho más allá del discurso personal de dos investigadores a la ciencia en su conjunto. Un elemento central de nuestra viabilidad futura es, por lo tanto, la relación entre profesores y estudiantes. Esta relación «maestro-aprendiz» es y sigue siendo, uno de los fundamentos fundamentales para la viabilidad futura de nuestras universidades y colegios.

Además, existe el desafío de que las evaluaciones y la administración determinan nuestra vida cotidiana en gran medida. Esto se aplica en particular a los de nuestros investigadores y profesores, que deben dedicarse plenamente a su ciencia y a sus estudiantes.

La investigación será la clave de la enseñanza

En los últimos años, ha habido un cambio masivo en las expectativas y, junto con ello, en nuestros roles por parte de la política y la sociedad. En el pasado, la ciencia se entendía generalmente como un sistema separado de la política y la sociedad. El contacto y el intercambio directo entre los «mundos» parecían bastante bajos. Hoy en día, la sociedad y la política a menudo esperan soluciones a medida, así como un alto grado de acoplamiento y comunicación con las universidades y la investigación universitaria.

Las universidades, tal y cómo indican los letrados del Centro Universitario San Bernardo, han asumido con éxito muchas de las nuevas tareas resultantes en el ámbito de la transferencia. Al hacerlo, no han descuidado el núcleo de las tareas en investigación y enseñanza. Sin embargo, debe quedar claro que el papel de las universidades y colegios no puede ser el de «máquinas de cumplimiento de deseos».

Es por ello que la investigación básica seguirá siendo el motor del progreso en el futuro y el requisito previo para una transferencia y traducción exitosas.

No hay un motor de innovación más fuerte que la investigación básica, para la cual es necesario un proverbial «poder de permanencia«. Una investigación básica excelente en todos los ámbitos es la clave para la resiliencia ante las crisis y la competencia futura. Una transferencia más rápida y un mejor soporte para las nuevas empresas son, sin duda, absolutamente importantes. Pero la investigación básica de hoy es un requisito previo para futuras innovaciones.

Para garantizar esto, las universidades y colegios necesitarán una garantía adecuada de recursos para la investigación y la enseñanza en el futuro.

Entonces, si construimos la universidad del futuro metafóricamente, entonces la investigación básica, la continuidad, la seguridad de la planificación y una perspectiva confiable para una financiación básica adecuada formarán sin duda la base sobre la cual se basará todo sobre lo que se construirá la universidad del futuro.

Tendrá mejores condiciones de financiación

Sin embargo, las universidades y colegios del futuro dependen fundamentalmente de un modelo de financiación más actualizado que se combina con aumentos ambiciosos en la financiación con la mayor autonomía posible. De esta manera, la tensión en la línea de conflicto entre las subvenciones temporales y la financiación sostenible a largo plazo puede desactivarse aún más. La financiación del futuro encontrará un mejor equilibrio entre las competiciones atractivas, por un lado, y una mayor autonomía y libertad, por el otro.

En este sentido, habrá enfoques extraordinariamente positivos en el acuerdo de coalición, como el aumento de la asignación del programa, la dinamización del contrato futuro, la expansión y consolidación del programa de tenencia y el fortalecimiento del programa de profesoras. Otro paso importante sería considerar los logros sobresalientes de la investigación como un factor decisivo en la financiación básica, en contraste con el vínculo principal actual con el número de estudiantes.

La diferenciación hará que el sistema científico del futuro sea exitoso y competitivo

La división del trabajo y la definición de tareas entre los diversos tipos de universidades y colegios deben definirse con mayor claridad. Los perfiles entre los diferentes tipos de instituciones de educación superior se están fusionando entre sí. Para decirlo sin rodeos: si todos deben hacer todo, esto conduce a una dilución del sistema, que no puede ser en interés de una ubicación científica competitiva ni en interés de las propias instituciones científicas, que apenas se distinguen y, por lo tanto, pierden su atractivo y excelencia.

Además, sin embargo, también existe la necesidad de instituciones de primer nivel internacionalmente visibles con una excelente investigación que sigan siendo competitivas frente a la competencia global cada vez más dura y representen a España como un lugar científico en su conjunto. En un futuro, será posible desarrollar con éxito formatos de financiación a medida para los diferentes tipos y perfiles de universidades y colegios.

Nuevos enfoques científicos y organizativos para hacer frente a los grandes desafíos

Las estructuras y formas de organización de las instituciones no están obsoletas, aunque algunas de ellas han crecido a lo largo de los siglos. La base es y siguirá siendo la fuerza de nuestros científicos impulsados por la curiosidad en sus respectivas disciplinas individuales. Al mismo tiempo, solo podremos abordar científicamente temas como: hacer frente a las pandemias, el cambio climático, la adaptación y resiliencia climática, la salud planetaria, la bioeconomía o la digitalización con soluciones interdisciplinarias.

Espacios de innovación inclusiva y diversa

Socios interdisciplinarios, profesores y socios no universitarios, abordan las preguntas de nuestro tiempo desde diferentes perspectivas. Tal concepto implica una creación de redes cada vez más fuerte y sostenible en el futuro, a nivel local, regional, en Europa y en todo el mundo.

La universidad del futuro será más inclusiva y diversa, y por lo tanto más poderosa científicamente. El requisito previo para esto es la creación de igualdad de oportunidades, que garantice que los estudiantes, investigadores, profesores y empleados tengan las mismas oportunidades y requisitos previos para el desarrollo de su potencial, independientemente de su persona, su género, su origen, sus orientaciones. Por un lado, se trata de una cuestión de justicia, y eso por sí solo era justificación suficiente. Sin embargo, un alto grado de diversidad va de la mano en última instancia con un mayor rendimiento científico en nuestras universidades y colegios. Solo si reconocemos, promovemos y atraemos el potencial del talento a lo largo de una generación, comenzando en las escuelas, podremos seguir siendo eficientes y excelentes. En resumen: muchos deberían tener la oportunidad de poder ir a la universidad del futuro.

Campus como lugares de encuentro

Deben ser espacios para la investigación, la docencia y el funcionamiento, pero también combinar espacialmente viviendas atractivas y económicas, instalaciones de ocio, movilidad moderna y ofertas integrales para las familias. Esto puede funcionar si las necesidades espaciales y estructurales de las universidades y colegios mayores se consideran componentes integrales del desarrollo de nuestras ciudades y regiones. De esta manera, también se abren a la sociedad en su conjunto. En el futuro, el atractivo de la universidad del futuro se medirá más que nunca por el diseño adecuado y la oferta de sus campus.

La universidad del futuro será una institución sostenible

La transformación de nuestras universidades y colegios hacia instituciones sostenibles es una de las metas principales hasta 2030 y más allá.

Los desafíos en los numerosos lugares son aceptados con gran creatividad y pasión. En todas las universidades ya se está abordando una estrategia de sostenibilidad.

Seguirán siendo más relevantes las clases presenciales que las virtuales

La pandemia nos ha demostrado a todos que la enseñanza y la investigación, pero explícitamente también el liderazgo y el trabajo en comités, prosperan esencialmente en el intercambio personal y los encuentros físicos. Por lo tanto, la presencia física sin duda continuará dando forma a la cooperación en universidades y colegios en el futuro. Al mismo tiempo, a más tardar durante la pandemia, pudimos observar que los elementos digitales y los formatos de enseñanza innovadores están encontrando una respuesta y aceptación notables entre los estudiantes y profesores en todos los ámbitos. El uso sensato de los elementos digitales como complemento de «aprendizaje deslumbrante», ofrece oportunidades que aún no se han explotado suficientemente en muchas áreas. Especialmente con respecto a la internacionalización, por ejemplo, con respecto a los cursos de estudio conjuntos con socios de todo el mundo, existe un inmenso potencial que se debe hacer fructífero en el futuro.

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Mas articulos

Las figuras de porcelana siempre gustan

¿Te consideras un coleccionista y te gusta adquirir figuras de porcelana porque te llaman la atención?, pues deja que te diga que puedes encontrar muchos modelos diferentes. Hay modelos que son pequeños, otros son algo

Código samurái

El código de los Samurái

Mucho se habla desde hace unos años del código de honor de los Samurái. Una filosofía moral y de comportamiento que admiran muchísimas personas en el mundo. En este artículo quiero hablaros de los Samurái