Consejos para elegir el mejor hotel

Elegir un hotel no siempre es fácil, uno siempre tiene miedo de errar en la elección y no es menos cierto que una mala elección puede llegar a condicionar el viaje o la estancia hasta el punto de que si no es buena puede hacer palidecer hasta el mejor de los viajes.  El caso es que no necesariamente estar en un hotel de 5 estrellas te puede garantizar que vayas a tener una buena estancia en tus días de vacaciones, pero no es menos cierto que conviene tener en cuenta siempre algunos elementos para no errar.

En este sentido, desde el Hotel Mercer Barcelona creen que en base a su experiencia, y en especial a lo que ellos valoran, lo mejor a la hora de elegir un hotel es tener en cuenta los siguientes factores:

La ubicación

Algo importante es que el hotel que elijas esté bien situado. Realmente puede ser de más importancia de lo que crees. La zona es fundamental y no hablamos de si tienes mayor o menor seguridad (que también es importante), lo hacemos de lo lejos o cerca que está de los monumentos que se quieran visitar.

Muchas veces por querer ahorrarnos dinero solemos buscar hoteles que no están próximos, están en las afueras, por lo que terminas perdiendo el tiempo y dinero, pues los traslados también cuentan.

Lo mejor en turismo es siempre estar en el centro de la ciudad, pero, por ejemplo, si se da el caso que quieres playa, puedes también asegurarte de que existe una o que está próxima a la playa. En la ubicación adquiere gran importancia que haya estaciones de autobús o de tren próximas, de no ser así verás como tus gastos en taxi pueden ser elevados.

Los servicios

Hay que tener claro que además de la situación en que se encuentre el hotel, adquiere gran importancia la clase de servicios que se pueden ofertar, como si hay desayuno o si la WiFi es gratis o no. Igualmente merece la pena saber si hay servicio de lavandería en el caso de que se vaya a estar más de una semana en el sitio.

Otro aspecto importante que merece la pena conocer es que en caso de que cuenten con nenes tengas piscinas para ellos, además de parques o guarderías para ellos. Otros servicios como bares y restaurantes también está bien que se cuente con ellos. Nada sobra y esto hay que tenerlo en cuenta, pues merece mucho la pena que el equipamiento esté a la altura de lo esperado.

La tipología de las habitaciones

En este sentido pueden ser dobles, sencillas, familiares con jacuzzi, etc. El mirar las fotos siempre va a ayudar mucho, pero antes de reservar lo mejor es preguntar.

Mira los comentarios

Conviene visitar las páginas de reservas de hoteles tales como Booking o tripadvisor para contar con una idea aproximada de lo que piensan las personas que se hayan hospedado en dicho hotel.  Echar un vistazo a las valoraciones, comentarios y todo lo que esté alrededor de ellos, siempre merece la pena y es bueno siempre ir con una idea.  Los amigos también en caso de que hayan estado te pueden dar referencias.

La limpieza

No hay que ser maniáticos de la limpieza, aunque si es bueno que las estancias tengan la debida limpieza y también deseable que no haya insectos o que las alfombras estén en un óptimo estado.  además del baño, al igual que ocurre con las zonas comunes, piscinas o el restaurante, por ejemplo, que si tiene buen aspecto, eso seguro que ayuda a que nos sintamos mejor dentro.

Los hoteles deben responder a nuestras necesidades, algo que parece básico, pero que muchas veces olvidamos, pero que merece la pena recordar. Siempre es bueno investigar por nuestra cuenta la fama que tiene el hotel y leer lo que se comenta, no solo de una página, podemos ver en varias, pues así adquiriremos una idea global de lo que puede ofrecernos y de lo que les pareció a otros huéspedes.

Después de estos pequeños consejos, seguro que estás más preparado para que cuando pidas una habitación en un hotel sepas exactamente que es lo que debes tener en cuenta y así puedas elegir de una forma más acertada, algo que siempre merece la pena conocer.