La pizarra un sector que no tiene fin

La pizarra, material de los más antiguos del planeta sigue dando satisfacciones y sigue en plena vigencia, muy lejos de que sea sustituida por otra clase de materiales, cada vez tiene una mayor demanda. Nuestro país, podemos decir que se encuentra entre los principales en cuanto al uso, selección y comercialización de la pizarra . De hecho, Pizarras y derivados es una empresa que se hizo famosa en este sector no solo por ser de las que lleva más tiempo, sino por su gran proyección internacional, un ejemplo a seguir y que evidencia que los negocios que saben adaptarse a los tiempos son los más exitosos.

La selección de la mejor pizarra es todo un desafío y en el caso de ellos, por ejemplo, llevan tres generaciones realizando un trabajo que ha hecho que tengan pedidos de muchos países.  La zona norte de nuestro país es una parte magnífica y la pizarra está muy presente, por lo que el saber hacer está a la orden del día, un sector que si en nuestro país es muy valorado, que decir de entre otras zonas del norte de Europa o América.

Ellos aseguran que su secreto no es complicado de desvelar, pues se trata de extraer en buenos yacimientos, una vez ahí queda una adaptación que debe realizarse a toda clase de necesidades. A esto una empresa que quiera triunfar fuera de nuestras fronteras tiene que contar con un buen sistema de transporte que mezcle agilidad y eficacia.

¿Qué atrae de la pizarra?

La pizarra es un material que cuenta con alta resistencia y una belleza estética importante, a la que se suma la gran cantidad de variedades si vamos a las texturas y a los tonos. Con su estructura y la versatilidad de la que hace gala, ha hecho que sea básica para un gran número de constructores y de muchos arquitectos.

No hay más que darse una vuelta por muchas localidades de zonas de montaña o sierra de España para ver como muchos chalets y casas de esas zonas tienen el tejado de pizarra, el motivo es que aguanten excelentemente las inclemencias del tiempo y todo ello se nota bastante en esas zonas.

Además la pizarra da un aspecto muy bello a los tejados y otras zonas donde se desee instalar, por lo que es muy utilizado en las reformas de casa.

A la hora de buscar una empresa que te haga la instalación de pizarra hay que ser conscientes de la importancia que tiene el no equivocarse. Muchas veces funciona el preguntar a vecinos de tu barrio o urbanización que te haya gustado la forma en la que ha quedado y que te den el número de la empresa en cuestión.

Internet en este sentido ha venido para ayudarnos y también es un buen método para poder obtener más opiniones y saber si te convienen más o menos. Merece la pena informarse bien y que la pizarra sea de calidad y a la vez cumplan con los plazos, pues es un sector en el que a veces la formalidad no es su fuerte, por lo que acertar puede no solo hacer que cuenten con buena relación calidad/precio, sino también puntualidad y cumplimiento de los plazos que se hayan estipulados.

Una empresa que trabaja bien en cuanto esté en tu hogar se nota por la forma en la que hacen su labor, pues los trabajadores además de hacer bien sus trabajos, siempre buscan dejar todo en perfecto estado para que siempre que sea posible el propietario tenga el menor impacto en el día a día y no se cause ningún tipo de daño en el domicilio.

La pizarra muchos pensaban que terminaría siendo arrinconada ante nuevos materiales, pero al contrario, cada vez es más utilizada y es que, al final, la naturaleza tiene materiales que por mucho que lo intentemos nos proporcionan tantas ventajas que es imposible resistirse a ellos.

Así que ya sabes, si estás dudando en si la pizarra puede ser el mejor material para tu tejado u otra parte de tu casa, quédate tranquilo, tanto en lo práctico como en lo estético es imbatible y más si das con un buen fabricante e instalador, con lo que tendrás un auténtico póker de ases que hará que puedas disfrutar de las mejores condiciones en tu hogar.

Consejos para elegir el mejor hotel

Elegir un hotel no siempre es fácil, uno siempre tiene miedo de errar en la elección y no es menos cierto que una mala elección puede llegar a condicionar el viaje o la estancia hasta el punto de que si no es buena puede hacer palidecer hasta el mejor de los viajes.  El caso es que no necesariamente estar en un hotel de 5 estrellas te puede garantizar que vayas a tener una buena estancia en tus días de vacaciones, pero no es menos cierto que conviene tener en cuenta siempre algunos elementos para no errar.

En este sentido, desde el Hotel Mercer Barcelona creen que en base a su experiencia, y en especial a lo que ellos valoran, lo mejor a la hora de elegir un hotel es tener en cuenta los siguientes factores:

La ubicación

Algo importante es que el hotel que elijas esté bien situado. Realmente puede ser de más importancia de lo que crees. La zona es fundamental y no hablamos de si tienes mayor o menor seguridad (que también es importante), lo hacemos de lo lejos o cerca que está de los monumentos que se quieran visitar.

Muchas veces por querer ahorrarnos dinero solemos buscar hoteles que no están próximos, están en las afueras, por lo que terminas perdiendo el tiempo y dinero, pues los traslados también cuentan.

Lo mejor en turismo es siempre estar en el centro de la ciudad, pero, por ejemplo, si se da el caso que quieres playa, puedes también asegurarte de que existe una o que está próxima a la playa. En la ubicación adquiere gran importancia que haya estaciones de autobús o de tren próximas, de no ser así verás como tus gastos en taxi pueden ser elevados.

Los servicios

Hay que tener claro que además de la situación en que se encuentre el hotel, adquiere gran importancia la clase de servicios que se pueden ofertar, como si hay desayuno o si la WiFi es gratis o no. Igualmente merece la pena saber si hay servicio de lavandería en el caso de que se vaya a estar más de una semana en el sitio.

Otro aspecto importante que merece la pena conocer es que en caso de que cuenten con nenes tengas piscinas para ellos, además de parques o guarderías para ellos. Otros servicios como bares y restaurantes también está bien que se cuente con ellos. Nada sobra y esto hay que tenerlo en cuenta, pues merece mucho la pena que el equipamiento esté a la altura de lo esperado.

La tipología de las habitaciones

En este sentido pueden ser dobles, sencillas, familiares con jacuzzi, etc. El mirar las fotos siempre va a ayudar mucho, pero antes de reservar lo mejor es preguntar.

Mira los comentarios

Conviene visitar las páginas de reservas de hoteles tales como Booking o tripadvisor para contar con una idea aproximada de lo que piensan las personas que se hayan hospedado en dicho hotel.  Echar un vistazo a las valoraciones, comentarios y todo lo que esté alrededor de ellos, siempre merece la pena y es bueno siempre ir con una idea.  Los amigos también en caso de que hayan estado te pueden dar referencias.

La limpieza

No hay que ser maniáticos de la limpieza, aunque si es bueno que las estancias tengan la debida limpieza y también deseable que no haya insectos o que las alfombras estén en un óptimo estado.  además del baño, al igual que ocurre con las zonas comunes, piscinas o el restaurante, por ejemplo, que si tiene buen aspecto, eso seguro que ayuda a que nos sintamos mejor dentro.

Los hoteles deben responder a nuestras necesidades, algo que parece básico, pero que muchas veces olvidamos, pero que merece la pena recordar. Siempre es bueno investigar por nuestra cuenta la fama que tiene el hotel y leer lo que se comenta, no solo de una página, podemos ver en varias, pues así adquiriremos una idea global de lo que puede ofrecernos y de lo que les pareció a otros huéspedes.

Después de estos pequeños consejos, seguro que estás más preparado para que cuando pidas una habitación en un hotel sepas exactamente que es lo que debes tener en cuenta y así puedas elegir de una forma más acertada, algo que siempre merece la pena conocer.